Nuestras resistencias naturales al cambio provienen de vivir en el miedo.

  • Seguir pensando que el cambio tiene que venir de fuera, seguir anclados en el victimismo.
  • El poder del ego: querer creer que tenemos razón.
  • Negarnos interiormente a reconocer que siempre nos estamos proyectando.
  • Miedo a cambiar las propias creencias: muchas veces nos identificamos con ellas, temiendo inconscientemente que si las cambiamos, perdemos nuestra esencia.

⇒ La mente siempre está vinculada al ego. Se resiste a cambiar, porque su función es protegernos de lo desconocido. Funciona desde el miedo. Todo esto nos impide aprender de la experiencia. Es el autosabotaje de la mente, que nos puede impedir aprovechar las consultas, avanzar.

⇒ Tener esto siempre presente es importante para tomar conciencia del mecanismo y evitar el autosabotaje.